RECORRIDO DE LA LITERATURA INDIGENISTA

Novela indigenista

“El indio aparece a lo largo de la historia como un ser enigmático, fuente de muchos
estudios. Sin embargo, en la verdadera novela indigenista latinoamericana, los autores
están preocupados por evitar todo reproche de arte gratuito, de color local, de
complacencia al gusto del extranjero por el exotismo”. (Papa Mamour Diop)

Anuncios

“Aves sin nido”

Clorinda-Matto-de-Turner-Aves-sin-nido

“Lo mejor de la obra de Clorinda Matto de Turner es su producción novelística, especialmente Aves sin nido (1889), publicada simultáneamente en Lima y Buenos Aires y traducida al inglés en 1904. Novela romántica y de costumbres, está ambientada en un imaginario pueblo de los Andes peruanos, con la intención de mostrar los males sociales de la región, con especial énfasis al maltrato y la explotación de los indígenas por parte del clero y del funcionariado político.” (http://www.biografiasyvidas.com/biografia/m/matto.htm)

 

Leopoldo Lugones “Cuentos”

Lugones cuentos

Su talento no obstante lo rotula en Las fuerzas extrañas (1906) y en Cuentos fatales (1924). Son relatos breves, —algunos admirables como «Yzur» (en el que nos detendremos en este estudio)— fantásticos en algunos casos, donde se aprecia una inspiración con impreciso arrebato oriental, mitos clásicos y hechos pseudocientíficos. Son un enlace entre el relato modernista y el cientifista, revelándonos en todos ellos la avispada invención de Wells y la fantasía de los relatos de Edgar Allan Poe. (Leopoldo Lugones o el lirismo científico: http://www.babab.com/no07/leopoldo_lugones.htm)

Baldomero Lillo “Doce cuentos”

Baldomero Lillo_ Coleccion De Cuentos

En esta forma de mirar el mundo, Baldomero Lillo no es diferente de los otros miembros de su generación; no se trata de la imaginación sobreexcitada del artista que, tomando conciencia de la explotación del trabajador y del dominio político que ejerce la clase terrateniente escribe sus panfletos. No, sus cuentos responden a la condición social de la época y por lo mismo ni el campesino esclavizado ni el minero casi sepultado en las profundidades de las galerías, podía erigirse en la figura que triunfara o venciera al potentado. (Biblioteca Cervantes Virtual)